Armando Castilla Sánchez. (1942-2000)

Publicado en Periódico Vanguardia. 31 de enero del 2010. Anecdotario celebrando el X aniversario del fallecimiento de don Armando.

Encontrarme con don Armando fue significativo en mi vida, radiaban el asombro y las ideas. Yo que era un jóven ilustrador apocado, en el privilegio de ir a trabajar a voluntad junto a su escritorio, en silencio le robé la vitalidad que ahora cargo en mi vida. Muchas anécdotas tengo del hombre encantador y maven: mi patrón, maestro y amigo. El hombre que tenía esperanza en mí, llenó de certidumbre mi vida.

Una vez, orgulloso le regalé un importante libro donde aparecían ilustraciones mías y respondió mi ofrenda con un abrazo tan propio que aún invoco.

Un año después que murió, en un momento pesaroso de mi vida, le visité a su tumba por la mañana y coloqué una rosa en su tiesto. Ahí, en el silencio del panteón apareció de la nada un colibrí que se acercó a la rosa, se alimento de ella y se fué. En la sincronicidad del evento mi tristeza desapareció y retornó su paternal abrazo.

Federico Jordan

No hay comentarios.:

Instagram